Empresas

Cómo mejorar el posicionamiento de marca (Estrategia branding)

posicionamiento de marca

Para toda empresa que esté incursionando en el mercado, es vital el posicionamiento. De hecho, es la única vía para que puedan mantenerse y destacarse de la competencia, mientras aumenta la fuerza de ventas. Sin embargo, no es una tarea fácil, pues requiere de mucha experiencia y dedicación para sentarse a estudiar y a evaluar los atributos de la marca.

Más allá de enfocarse solamente en las ventas, una empresa exitosa es aquella que diseña planes de marketing que están en línea con sus objetivos estratégicos, todo perfectamente calculado para mantener la coherencia y enfocarse siempre en lo que más importa: los consumidores.

De hecho, no se trata de una simple oferta de productos y servicios, sino de analizar detenidamente el entorno para sacarle el mayor provecho posible a las potencialidades del sector, mientras se aportan soluciones creativas a todas las necesidades y exigencias del público.

Los efectos del branding

El posicionamiento de marca está estrechamente vinculado con el branding. Su definición está sujeta a la representación de los valores, bien sea tangibles o intangibles que forman parte de una empresa y que están inmersos en la marca.

De esta manera, abarca todo lo relacionado con el nombre, el logotipo y el lugar que ocupa en el mercado. Ciertamente, está demostrado que las mejores marcas son aquellas que logran establecer fuertes vínculos con sus audiencias, algo tan increíble que va mucho más allá de un intercambio comercial.

Esto, solo es posible cuando se apela al elemento emocional en las estrategias de marketing. Y es que al hablar sobre los beneficios que aporta un producto o servicio, puedes interesar más al público que cuando le hablas sólo de las funcionalidades de lo que ofrece. Hoy en día, las marcas se muestran más humanas, más sensibles, eso les permite ganar muchos más seguidores que se sienten plenamente identificados con ellas. Aparte de aportar mayor valor diferencial, hace que las empresas consigan más ventas e incluso, una mayor rentabilidad, mientras fidelizan a los clientes.

Por consiguiente, para los estrategas en materia de branding, el posicionamiento de la marca es trascendental. Esto, evidentemente está relacionado con la noción o la idea que en suma, tiene el público sobre la marca, lo cual los motiva a adquirir el producto.

posicionamiento de marca

Pasos para diseñar una estrategia de branding

En primer lugar, es determinante que definas el perfil de tu audiencia. En función de un buen posicionamiento de marca, debes orientar tus esfuerzos por conocer cada día más a tus clientes, tomando en cuenta cuáles son sus gustos, sus preferencias, sus intereses en común, con qué frecuencia usan la web, su edad, estilo de vida, lugar de procedencia, condiciones socioeconómicas, pasatiempos y el uso que le dan a las redes sociales.

En segundo lugar, debes trazarte una meta con ellos, en cuanto a los resultados que pretendes alcanzar con tu negocio. De modo que, puedes ofrecer el producto que más se adapte a ese perfil, pensando siempre en solucionar sus necesidades de forma inmediata.

Por otra parte, también es de utilidad especificar a quienes no está dirigido el producto, mientras profundizas un poco más en esas necesidades de tu nicho. Esto quiere decir que debes personalizar lo que ofreces, manifestando ese deseo que te lleva a aportar un valor agregado al solventar una necesidad.

Paralelamente, al ampliar las motivaciones de los clientes, puedes proceder a definir en detalle cuáles son las características de la marca. A la vez, debes separar los beneficios racionales de los emocionales, partiendo de lo que obtiene el cliente y de cómo lo hace sentir la marca.

Lo anterior, será de utilidad al especificar el posicionamiento base que tiene tu empresa, considerando lo que verdaderamente es importante para tus clientes y para tu negocio. De los beneficios racionales, puedes identificar las emociones que más se adaptan al contexto, pensando un poco en qué es lo que sienten los clientes cuando utilizan el producto, teniendo en mente cuál es la característica principal de ese producto que compraron.

Marcando un lugar con respecto a la competencia, debes definir qué tipo de posicionamiento es el que más te conviene. Nunca desestimes la influencia del entorno. Al contrario, orienta todos los recursos de la empresa para que puedas atender a lo que quieren los clientes.

En tal sentido, puedes orientar tu estrategia, una vez que tengas definido cuál es el perfil de tu audiencia, en qué sector has desarrollado tu línea de productos y servicios, en qué área tienes más talento para destacarte y las razones por las cuales el público debería confiar en tu producto.

Nunca olvides que el mensaje que transmitas a tu audiencia, debe ser claro, preciso y conciso, pues de ello depende que el cliente se conecte con la marca y centre su atención en ella. Un mensaje corto será recordado con mayor facilidad y permanecerá en su mente por mucho más tiempo. Aparte de ello, tus usuarios deben sentirse lo suficientemente identificados con los atributos de la marca.

posicionamiento de marca

En conclusión, al tener tu lugar propio en la mente del consumidor, podrás diferenciarte con facilidad y conquistar nuevos clientes potenciales. Otórgale siempre mucho énfasis a los atributos que deseas transmitir, lo cual tiene que ver con los beneficios que les ofreces a tus consumidores, que deben ser superiores a los que usualmente se consiguen en el mercado. Basta con que tus clientes siempre estén satisfechos con lo que aportas como marca.

En todo caso, las principales estrategias están relacionadas con el atributo (uno sólo es más efectivo), el beneficio que aportas, el precio, la calidad, el valor diferencial con respecto a la competencia, las aplicaciones que tienen tus productos o servicios y finalmente, la categoría, que busca afianzarse como líder en el sector.

Por otro lado, es esencial que evites caer en errores comunes como el sobreposicionamiento, el subposicionamiento, la confusión al hablar de dos o más beneficios que no quedan lo suficientemente claros en el público, la falta de rentabilidad por aportar datos irrelevantes y la estrategia dudosa.

Son muchos los ejemplos que puedes analizar para toma en cuenta la experiencia y nutrirte de los mejores. Sin embargo, no pierdas de vista la originalidad de tu marca y orienta tus esfuerzos a conquistar segmentos específicos en el mercado que puedan interesarse por tu oferta de productos y servicios.

Tendencias

Adicionalmente, es vital que tengas presente las nuevas tendencias que influyen al momento de posicionar una marca. El desafío, radica en contar historias y transmitirlas de forma personalizada para influir en el ciclo de compra. Ten en cuenta la movilidad, la transparencia generada a través del compromiso con los usuarios, crea un contenido de calidad para difundir por las redes sociales, sustentadas en la innovación a fin de mantener la comunicación directa.

A su vez, puedes aprovechar el auge de las redes para aportar a la marca un toque de inmediatez y otórgale protagonismo a los consumidores, permitiendo que participen en la generación del contenido.

Al final, es imprescindible que mantengas siempre la coherencia entre los atributos de la marca y su identidad. Debes tomar en cuenta los objetivos trazados inicialmente al diseñar la estrategia de marketing y prestarle muchísima atención a las métricas, pues es la garantía que tienes para definir el rumbo empresarial.

Dejar un comentario