Empresas

¿Cómo analizar el mercado meta? Características

mercado meta

El mercado meta es aquel que le permite conocer a empresas y vendedores cuál sería el consumidor ideal para la adquisición de un producto, bien o servicio. Esto se logra mediante un proceso en el cual se agrupan intereses, gustos, condiciones sociales, entre otros elementos de un grupo de personas que tengan una necesidad común a satisfacer, por lo tanto, estaríamos hablando de un sector específico de la población.

El uso de esta estrategia ayuda a posicionar una empresa, conociendo al público hacia el cual van dirigidos sus servicios. De esta manera, se facilita la adquisición o compra de los mismos. La palabra “target” también es sinónimo de mercado meta, y de no ser aplicado correctamente se dificulta diseñar una política comunicacional  adecuada para llegar a los clientes.

¿Qué criterios debemos tomar en cuenta para establecer un mercado meta?

Es primordial crear un target que sea acorde con la misión y la visión de la empresa, reflejando así sus objetivos. Además, debemos procurar que este sea rentable, ya que no serviría de nada realizar una gran inversión sin que esté acorde con el número de ventas o ingresos.

Igualmente, se debe estudiar cómo se comporta la competencia, ya que de este modo se puede crear un mercado meta en aquellas áreas en que otras empresas muestran debilidades o donde no han sabido llegar a los clientes.

También se deben conjugar diferentes variables según el público hacia el cual se quiere satisfacer una necesidad, tales como: ubicación geográfica, edad, sexo, grado de instrucción, estrato social, estilo de vida, intereses, gustos y preferencias.

Mientras más características de la población se tomen en cuenta, más se logra obtener información sobre cómo y cuándo vender un producto a ese grupo de personas, que al tener una necesidad en común, se convierten en un mercado meta.

El enfoque principal se basa en analizar el comportamiento de los consumidores. De esta forma, se puede crear la estrategia publicitaria más idónea que permita posicionar la empresa de acuerdo con los requerimientos del público objetivo. Es necesario evaluar todas las técnicas y recursos de marketing disponibles, considerando los canales de distribución y los medios publicitarios al menor costo.

Es de gran importancia que la empresa cuantifique el volumen de las ventas, ya que a través del mismo se establece el presupuesto con el cual se cuenta para la ejecución de los planes a corto y mediano plazo.

Un error común al segmentar el mercado es generalizar o utilizar uno o dos rasgos, por ejemplo, si estudiamos sólo el factor edad sería arriesgado, puesto que no todas las personas mantienen los mismos hábitos propios de su edad o sexo. Hay que tomar en cuenta cada detalle que defina los gustos o preferencias de un grupo de personas.

mercado meta

Beneficios de la segmentación

A través de esta técnica, se logra direccionar la información hacia un grupo específico de personas a las cuales se desea llegar. Esto permite unificar esfuerzos y aprovechar el tiempo e inversión para la empresa, ya que no se puede satisfacer toda la demanda de la población.

Así mismo, facilita los resultados de las pruebas realizadas a los productos previos a su fase de mercadeo, al ir dirigidas al público de interés. Al tener establecido un mercado meta, permite distribuir, comercializar y dar a conocer de una manera más adecuada los productos y servicios. Partiendo de una planificación estratégica, se reducen los desaciertos, a fin de consolidar el intercambio comercial y garantizar el éxito de la organización, a través de la proyección de la marca y su identidad corporativa.

Niveles

El desarrollo de planes de marketing específicos se ejecuta gracias a la delimitación del mercado, al segmentar en niveles cada grupo de consumidores se facilita el análisis de la información, ya que cada nivel demanda necesidades y técnicas diferentes para llegar a esa parte de la población deseada.

Factores como los que mencionamos anteriormente tales como edad, sexo, patrones de compra, e intereses se analizan en forma general sin descomponerlos uno a uno para establecer las campañas de marketing adecuadas.

Una vez establecido el mercado global, nos daremos cuenta que existe un conjunto de nichos, los cuales están compuestos por grupos de personas que tienen afinidad a ciertos productos o servicios. Por ejemplo, un segmento global podría ser una empresa que fabrique y distribuya ropa femenina, en este caso, el mercado objetivo global podrían ser féminas entre 17 y 40 años. Sin embargo, dentro de este nivel de mercado global, existirán nichos que prefieran ropa informal, formal, vestidos cortos, largos, ropa de fibra o de algodón.

Posteriormente, si profundizamos los niveles de segmentos del mercado, empezamos a localizar en dónde se encuentran los nichos, esto permite saber hacia dónde enfocar las campañas publicitarias, ubicando la mayor necesidad de compra del producto que queremos vender.

En tal sentido, podríamos encontrar que, la mayoría de compradoras de ropa femenina fresca, elaborada en bragas, shorts o vestidos de colores claros o pasteles se encuentran en las zonas más calurosas de una región, de esa forma estamos delimitando las pautas, pancartas y campañas publicitarias, donde prevalecerá la opción de compra.

El último nivel del mercado analiza los patrones de consumo individuales de las personas. Al estudiar un consumidor en particular, podemos situarlo en el nicho al cual pertenece. Así, se logra complementar el segmento global.

En efecto, podemos observar cómo la correcta definición del mercado meta ofrece una herramienta importante a las empresas para promocionar sus bienes y servicios, con el fin de hacerlos llegar de una manera más efectiva a los consumidores. Se crea una interacción constante entre vendedor-comprador, ya que monitoreando constantemente los hábitos de consumo, se pueden crear mejoras o variaciones en los productos, según las tendencias del momento.

Al mismo tiempo, al tener un público más selectivo de acuerdo con sus necesidades, se facilita la puesta en práctica de estrategias de promoción y marketing con el asesoramiento pertinente, fusionando criterios que se adapten al producto y a las necesidades que busca satisfacer, en función de mejorar la rentabilidad de la empresa y su posicionamiento en el mercado.

0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario