Autónomos

¿Cómo facturar sin ser autónomo? Paso a paso

facturar sin ser autónomo

Como resultado de la crisis económica, muchas personas optan por pequeños trabajos de fin de semana que les ayude a percibir un ingreso extra. En primera instancia podríamos pensar, que un pequeño trabajo, como dar clases a un particular podría pasar desapercibido, sin embargo siempre existe el riesgo de que Hacienda se percate de ello, bien sea porque el cliente declare el gasto de las clases particulares como parte de una empresa u actividad autónoma, o porque alguien tome la determinación de poner la denuncia.

Lo que ha sido objeto de denuncia por parte de muchas personas, es el hecho de que la realización de pequeños trabajos no compensa el gasto que se debe afrontar en términos de impuestos y deducciones. Ante tal perspectiva, como era de esperarse han surgido alternativas para estas personas que ejercen trabajos cuya remuneración no permite que la opción de darse de alta en Hacienda resulte plausible.

Opciones alternativas para facturar sin ser autónomo

Para el año 2018 el gobierno español, fijó como cuota mínima para el cargo de autónomo 919,80 euros. Este es el resultado de la situación de crisis que embarga España en el aspecto económico. Sin embargo, para muchos trabajadores, esta cuota representa un valor elevado imposible de conciliar en forma mensual, ya que el ingreso que representa el trabajo efectuado no cubre la cuota mínima mensual, y aunque parezca increíble, para Hacienda un trabajador que tiene una carga de 40 horas semanales, representa la misma figura que uno que sólo genera 4 horas de trabajo independiente.

Indiscutiblemente, una persona con una carga de 40 horas no genera la misma cantidad que una persona que sólo se desempeña 4 horas. Es por ello, que las personas han explorado nuevas alternativas que le permitan desempeñarse en forma autónoma sin necesidad de pagar el impuesto inherente a las subscripción en el RETA.

Lo primero que debes tener en claro, es que debes evitar a toda costa, trabajar al margen de la ley, ya que si te pillan, deberás cancelar todas las cuotas desde que empezaste a desempeñar la actividad con un 20 % de recargo, por concepto de la multa generada por la evasión. Si trabajas en forma independiente, pero aun así no calificas con una carga laboral mínima para darte de alta en Hacienda, acá te comentamos las opciones que puedes evaluar, para desarrollarte como independiente en forma estable debes saber todo acerca de facturar sin ser autónomo:

facturar sin ser autónomo trabajando por cuenta ajena

  • Cooperativas de trabajo asociado

Una cooperativa ofrece a sus socios puestos de trabajo en el que todos deben proporcionar esfuerzos en forma personal y directa, a través de la organización común para la producción de bienes y servicios para terceros.

Desde hace aproximadamente 10 años atrás, empezaron a formarse las denominadas cooperativas de trabajo asociado, las cuales surgieron con el objetivo de hacer gestiones para apoyar la facturación en profesionales en forma conjunta. Esto quiere decir que personas que se desempeñan en un mismo sector, o desarrollan actividades en un mismo proyecto unifican sus labores en una sola facturación, y de este modo comparten el gasto del impuesto asociado.

¿Cómo funciona? Si tu ingreso como trabajador independiente es realmente bajo, en lugar de darte de alta como autónomo en Hacienda, debes ingresar al portal y te das de alta a la cooperativa en forma online. La característica primordial de estas asociaciones es que sus socios también son trabajadores de ellas.

Para la realización de los pagos, la cooperativa entregará al trabajador una nómina por el importe de los servicios que prestó, con las deducciones respectivas a los temas de los asuntos de seguridad social, y a su cuota al impuesto que genera.

Sectores de funcionamiento: Transportistas, personas que desempeñan roles de freelance en el campo audiovisual y traductores tienen la oportunidad de facturar sin ser autónomo.

  • Gestionar un contrato

Cuando el servicio es prestado a un solo cliente, en el caso de aquellas personas que dan clases particulares, se sugiere realizar un acuerdo con la persona, y en caso de disponer de alguna empresa o subscripción en carácter de autónomo al RETA,  emita un contrato de trabajo.

  • Darse de alta en el RETA

El alta en este sistema requiere que en primera instancia nos presentemos ante Hacienda (esto se efectúa sin costo alguno), y completemos los modelos 036 y 037, y en estas formas podemos declarar nuestros ingresos obtenidos por concepto de IVA e IRPF. Es cuestión de evaluar el margen de ingreso, en caso de que en el cálculo se determine un margen de ganancia, aunque sea pequeño, es preferible optar por darse de alta ante Hacienda, ya que como establecimos anteriormente, el costo de la penalización es bastante superior a la inversión que representa la legalización de las actividades autónomas.

También es posible que se consiga una consideración al respecto, ya que existe el precedente de que ciertos trabajadores han conseguido que les sea otorgada la razón al demostrar que su ingreso como independiente está por debajo del mínimo (9.906 euros al año).

facturar sin ser autónomo hasta 3000

  • Factura generada por terceros

Si tienes la posibilidad de acudir a un amigo que disponga de una empresa, o que sea parte de censo de profesionales llevado a cabo por Hacienda en carácter de autónomo, puedes solicitarle que genere la factura a título personal. Y en tu caso tendrías que asumir los gastos de gestión e impuestos. Pero en esta modalidad, al igual que en las cooperativas, la facturación de montos bajos suele ser más económico, que la facturación de montos bajos en forma directa como autónomo asociado al RETA.

  • Facturación ocasional

La otra opción de la que dispones, cuando eres un trabajador autónomo que tiene un ingreso bajo. Esta consiste en acumular las facturas de diversos trabajos, y darse de alta en un mes y presentarlas todas, para luego darse de baja. Para optar por esta forma de operación, es necesario llegar a un acuerdo con el cliente, de manera que las facturas no reflejen fechas concretas, y que hagan referencia a conceptos genéricos.

Dejar un comentario