Empresas

¿Qué es la estructura financiera? Tipos y características

estructura financiera, que es

En economía, cuando se habla de la estructura financiera de una empresa, se refiere a el capital necesario para poder financiar los gastos en operaciones a largo plazo. Cualquier actividad que una empresa lleve a cabo, necesita de un capital base; el cual es una combinación de la deuda a largo plazo y también del capital con el que se cuenta.

Cuando no se tiene en cuenta la estructura de finanzas de una empresa; se pone en riesgo el valor del negocio. Es por ello que resulta necesario calcularla y diseñarla, ya que de esa manera se puede determinar qué hacer con el capital que se tiene; y si es necesario realizar peticiones de préstamo.

Analizar el sistema financiero de una empresa es necesario; ya que el tiempo proporciona datos relacionados con la gestión. De esta forma, se hace un plan administrativo más eficaz para determinar cuáles son los riesgos y los beneficios. Igualmente, plantear un monitoreo de los servicios de los que la empresa depende. Una buena estructura de finanzas ayuda a tener claro el panorama de crecimiento económico con criterios de sostenibilidad para satisfacer las obligaciones financieras de un negocio.

¿De qué se compone la estructura financiera de una empresa?

Se compone de la deuda y del capital actual con el que un negocio cuenta. Esto quiere decir que depende del flujo de efectivo que sea destinado a los acreedores y también a los accionistas. Dependiendo del tipo de negocio, el capital será destinado a los gastos generales y operacionales así como a sus necesidades. Por supuesto, también implica la ganancia.

Para entender la estructura financiera de una empresa, es necesario tener en cuenta un análisis de la relación entre el capital y la deuda que posee. Se puede entender esto en aquellas empresas donde los ingresos son utilizados para comprar nuevas acciones; o en caso contrario aquellas en donde los ingresos dependen de la emisión de acciones propias.

Hacer el análisis de la estructura financiera de un negocio permite entender cuáles son los riesgos; así como las ganancias que han proporcionado los diferentes tipos de financiamientos que una empresa ha tomado. Es el mecanismo que utilizan tanto los propietarios cómo los acreedores para poner en balance tanto los pasivos y valores. Solo de esta manera se puede saber hasta qué punto comparten tanto los beneficios como los riesgos en el negocio en el que son socios.

La estructura de capital, o también conocida como capitalización, sólo contempla cual es el equilibrio entre la financiación de las acciones y la financiación de la deuda a largo plazo; ya que por lo general las empresas requieren de estos fondos desde ambas fuentes para poder comprar los activos necesarios.

Muchos analistas, cuando realizan un análisis del estado de un negocio, prefieren realizar un estudio de la estructura de finanzas ya que se refleja el estado del capital de trabajo; así como también el flujo de caja. Además; se incluye los datos de los sueldos por pagar, así como de las cuentas pendientes y de los los impuestos que aún se deben.

que tipo de estructura financiera existen

¿En qué se diferencia la estructura financiera y la estructura de capital?

Ambos dependen de los pasivos y de las acciones de una empresa. Es posible encontrar similitudes entre la estructura financiera y la estructura de capital. Esto se debe  ya que ambos conceptos contemplan acciones para poder financiar a largo plazo las necesidades de una empresa. Igualmente, se llevan acciones donde se realizan gastos en preferencia a ciertas actividades; así como retener ganancias. No obstante, hay ciertas diferencias que es menester dejar en claro.

Ambas estructuras hacen referencia a la ecuación Activos = Pasivos + Renta Variable. Es por ello la estructura de las finanzas de una empresa aborda el equilibrio que hay entre los pasivos; así como entre las acciones. Cuando se habla de la estructura no se menciona a los pasivos a corto plazo, ya que no contribuyen de igual forma. Todos estos son aspectos que se deben siempre de tener en cuenta.

Lo que les diferencia es que la estructura financiera trata de planificar acciones que ayudarán a calcular las obligaciones a largo y a corto plazo. En cambio, sucede que la estructura de capital es básicamente un análisis de esas obligaciones a largo plazo. Se podría afirmar que la estructura de las finanzas proporciona mayor información acerca del estado en el que se encuentra un negocio financieramente. Por eso, se le considera de mayor utilidad.

Los tipos de estructuras financieras

Los diferentes tipos de estructuras financieras ―en la gran cantidad de empresas que existen― dependen de factores externos. El primero de los factores a tener en cuenta es la ubicación de las empresas, ya que la economía de cada país es muy variable. Igualmente, influye el sistema bancario que se lleva a cabo en cada institución de gobierno; ya que las operaciones comerciales en general responden a los cambios económicos de cada país.

Otro factor a tener en cuenta son las instalaciones de producción con el que una empresa cuenta; ya que algunas dependen de los préstamos bancarios, o en otros casos estas pueden ser respaldadas mediante el financiamiento propio. En el primer caso, pueden ser aquellas empresas que necesitan préstamos para adquirir materiales de producción.  En el segundo caso, pueden ser aquellas empresas relacionadas con sectores productivos como la agricultura y la construcción.

Estas diferencias se pueden observar de forma muy fácil al analizar las formas de financiamiento de las empresas grandes y las más pequeñas. Se puede afirmar que las empresas pequeñas suelen tocar financiamiento de las formas más tradicionales, ya que no poseen la capacidad de emitir valores o esperar financiamiento de inversores privados. En el caso de las empresas más grandes, suelen ofrecer bonos u otros valores ya que pueden participar ofreciendo acciones en la bolsa pública; y en este caso tienen una tasa más favorable.

Cuando se tiene un buen análisis de la estructura de tipo financiera, se puede asignar de forma más eficiente los recursos; no solo financieros sino todos en beneficio propio, apoyando así el crecimiento y la productividad. Es necesario determinar el grado de eficiencia; así como la capacidad de recuperación financiera para facilitar la actividad económica de una forma más equitativa. Ello depende en gran medida de la eficacia con la cual una empresa maneja su capital; así como también la mano de obra y la tecnología que emplea, e inclusive en las regulaciones que cumple.

5/5 (1 Review)

Dejar un comentario