Empresas

Ciclo operativo de una empresa. Importancia y cómo se calcula

ciclo operativo

Lo más importante para toda empresa es el ciclo operativo y financiero, el cual siempre está inmerso en la estructura organizacional. En líneas generales, se trata de la esencia del negocio y es un elemento clave que también puede conducir al éxito de las organizaciones.

Entre las funciones del mismo, está la de producir ingresos y egresos simultáneamente, además de permitir la compra de algunos bienes o materia prima si se trata de industrias o fábricas. También, tiene como función la venta de bienes, el pago, la comercialización, la entrega, el cobro y el financiamiento.

Fórmula e interpretación del ciclo operativo

A los fines de mantener el equilibrio en las finanzas de una empresa, se estila aplicar la siguiente fórmula:

Ciclo Operativo < Plazo medio de Pago a Proveedores

De modo que, se calcula en lapsos donde del ciclo debe ser igual al plazo medio de stock, adicional al plazo medio de cobranzas. Dicho de otra manera, tu negocio no tendrá ningún inconveniente, si el ciclo operativo se desarrolla en un tiempo menor al lapso en que corresponde pagarles a los proveedores. Y en caso de que ocurra lo contrario, quiere decir que encontrarás discrepancias financieras.

Vale acotar que las empresas se encuentran inmersas en un entorno cambiante, por lo cual es imprescindible que se tomen en cuenta todos los elementos del contexto para tomar decisiones acertadas. De tal manera que, en el ciclo de una empresa comercial, se reciben los inventarios, se registran las ventas y se recolecta el efectivo producto de las ventas que se hicieron durante ese periodo.

¿Qué es el ciclo de operación?

Una vez que se concreta el ciclo, es posible determinar si el negocio fluye de manera eficiente. De hecho, los principales indicadores son las cuentas por cobrar y por supuesto, el inventario. En ocasiones, estos datos se cotejan con el ciclo de conversión de efectivo, ya que básicamente se apoya en los mismos elementos.

En el primer balance, lo primordial es analizar si la empresa está haciendo un manejo eficiente del capital operativo. Por consiguiente, se trata de un ciclo que es repetitivo, pues mientra la empresa está en operaciones, las actividades se llevan a cabo una y otra vez.

Partiendo de este análisis, se puede medir cuánto capital requiere un negocio para mantenerse en el mercado o simplemente para desarrollarse aún más. También es usual que se mida el nivel de eficiencia estudiando de cerca lo que es el ciclo operativo de efectivo.

¿Qué duración tiene el ciclo operativo?

Depende del tipo de empresa. Si su ciclo es corto, no necesitará tanto efectivo para sostener las operaciones, razón por la cual puede seguir creciendo y vendiendo regularmente sus productos o servicios. Por otro lado, si el ciclo es muy largo, se pueden obtener ciertos beneficios, pero probablemente se necesite de un financiamiento aparte si se desea expandir la empresa.

Para los especialistas, el ciclo de operatividad determina en gran medida la eficiencia de una empresa y lo acertado que pueda ser su gestión. Que sea corto, es realmente provechoso porque está vinculado con el efectivo del negocio.

En ocasiones, este suele confundirse con el ciclo operativo neto, el cual también es denominado ciclo de efectivo. Sin embargo, al ser neto, solamente se dedica a determinar cuánto tiempo tarda una empresa en cobrar efectivo por haber vendido todo el inventario. Mientras tanto, el operativo se limita a medir el tiempo que transcurre entre la compra del inventario y el efectivo que se cobra tras haberlo vendido.

¿Qué es el ciclo de efectivo de una empresa?

Liquidez y ciclo operativo

Es determinante porque aporta un panorama relacionado con el nivel de eficiencia que hasta el momento, lleva la empresa. Muchos empresarios optan más por los ciclos cortos, pues solo así logran impulsar negocios exitosos. Ciertamente, un ciclo corto permite que una empresa pueda recuperarse de una forma mucho más rápida al recobrar la inversión y contar con efectivo para dar cumplimiento a todos sus compromisos. Contrario a ello, cuando los ciclos son largos, la empresa requiere más tiempo para transformar el inventario en efectivo.

De todas formas, es bueno tener presente que en la dinámica empresarial confluyen un sin fin de elementos, tales como las cuentas por cobrar, las cuentas por pagar y los inventarios. Al ser consideradas como variables, determinan la toma decisiones por parte de los directivos y los gerentes de las empresas.

Hay que tener mucho cuidado con cada uno de estos factores, ya que si un periodo de cobranza es muy corto, puede restringir las ventas, mientras que si el inventario es reducido, probablemente no se pueda cubrir con toda la demanda. Por ende, las ventas siempre deben ser la prioridad y un negocio no se puede dar el lujo de perderlas.

Si un negocio ha logrado incrementar su grado de ganancias sustancialmente,  a través de la fuerza de ventas, es lógico que su ciclo resulte fortalecido durante ese periodo. Si se mantienen constantes los indicadores, se establecen promedios que permiten medir el alcance de los objetivos y las metas de la organización.

Cálculo

La fórmula que se aplica, es la siguiente:

Ciclo operativo = RI + RCC

Entonces:

RI = Rotación del inventario.

RCC = Rotación de cuentas por cobrar.

Por rotación de inventario, se entiende el periodo en el cual una empresa logra vender todo su inventario. Al mismo tiempo, la rotación de cuentas por cobrar obedece a los días en que logran convertirse en efectivo. También hay otra manera de calcularlo, pero es un poco más larga porque se toma en cuenta el costo de la mercancía, las ventas a crédito y las cuentas por cobrar, todo con base en los 365 días del año.

Al dividir el precio de la mercancía que se vende, se obtiene el valor por día, aunque en el balance general, estos datos deben estar lo suficientemente claros. Con respecto a la rotación de las cuentas por cobrar, se obtienen al precisar las ventas netas por día y las cuentas por cobrar.

Como recomendación final, sería de utilidad que analices un ejemplo de ciclo operativo de una empresa de servicios. Hay quienes acostumbran a comparar el rendimiento anual de su empresa con los de otras empresas similares en el sector.

En resumen, monitoreando el ciclo de la empresa, podrás verificar de cerca cómo transcurre el proceso de producción y la venta de productos o servicios. En la web encontrarás, además, programas especializados que se encargarán de hacer este cálculo por ti. Independientemente de su tamaño, para toda empresa es necesario medir la cantidad de recursos que está invirtiendo, dirigidos a mantener sus operaciones.

5/5 (1 Review)

Dejar un comentario