Empresas

Mide la liquidez de tu empresa evaluando el capital de trabajo

capital de trabajo

Uno de los indicadores financieros de gran relevancia para las empresas, es, sin duda, el capital de trabajo. También recibe la denominación de capital circulante y refleja la liquidez a nivel operativo de una compañía. Al momento de medir el capital operativo, este valor incide en el total, junto a los equipos, la planta y los activos fijos.

Todas las empresas deben medir este indicador, sin importar si se trata de cooperativas o de organizaciones gubernamentales. En términos contables, arroja la diferencia existente entre los activos (las cuentas por cobrar, el efectivo, los inventarios tanto de productos como de materia prima) y los pasivos circulantes (las cuentas por pagar).

Antes de poner en marcha un proyecto, evidentemente se necesita invertir un capital de trabajo. Esto puede disminuir el flujo de caja y también el efectivo, ya que si el dinero es recaudado de una manera lenta o si hay una baja  en las ventas, habrá un descenso en las cuentas por cobrar. En efecto, este indicador muestra a grosso modo cuál es el estatus financiero de una organización y la liquidez disponible a corto plazo.

Contenidos

Cómo efectuar el cálculo

La fórmula del capital de trabajo, es la siguiente:

Capital de trabajo = activos circulantes – pasivos circulantes

Entonces, una vez que se procede con el cálculo, es necesario tomar en cuenta que si el valor de los activos circulantes es inferior a los pasivos, la compañía podría estar enfrentando fallas en cuanto al capital, motivado por un déficit. Cabe resaltar que los activos y los pasivos circulantes manejan tres cuentas que son indispensables en todo ciclo contable, debido a que la alta gerencia toma en cuenta esos indicadores para definir estrategias: las cuentas por cobrar, el inventario y las cuentas por pagar.

De esta manera, queda suficientemente explícito que una compañía debe liquidar sus activos circulantes con el fin de pagar los pasivos circulantes, por ello se debe disponer de efectivo para saldar todos los compromisos en cuanto a nómina y garantizar la continuidad operacional.

Así mismo, esta fórmula indica que las cuentas por cobrar tienen disponibilidad inmediata, cosa que no ocurre regularmente. Cuando este ciclo arroja un valor positivo, hay estabilidad en los ingresos percibidos y en los pagos que se efectúan, hecho que eleva el flujo de efectivo. Toda empresa que se encuentre en pleno desarrollo, orienta sus esfuerzos a la búsqueda de efectivo y la alternativa más viable, es acortar el lapso que corresponde al capital de trabajo, liberando el efectivo.

capital de trabajo

Importancia del capital de trabajo

Este indicador de liquidez determina el nivel de eficiencia y de éxito en todas las empresas. Contar con efectivo de manera inmediata es la única garantía que se tiene para salir a flote, incluso más que contar con infinidad de activos y con rentabilidad económica.

El capital de trabajo es un dato fundamental que no puede faltar porque abarca todas las actividades medulares de una compañía, desde el control de inventario, hasta el manejo de las deudas, el cobro de las cuentas pendientes y los pagos a terceros. Por eso, hace que sea más confiable que cualquier otro valor.

Es más, a los fines de preveer y anticiparse al futuro, este indicador puede mostrarte el dinero con el cual contaría tu empresa después de pagar con los recursos disponibles los pasivos adquiridos a corto plazo. Si existe holgura, enfrentará menos situaciones de crisis, más si acude a otras estrategias para sacarle el máximo provecho al efectivo, mientras disminuye las deudas con alternativas de financiamiento.

La experiencia revela que muchas organizaciones van directo al fracaso porque no cuentan con suficiente capital de trabajo. Y es que más allá de mantener las ganancias, es fundamental realizar inversiones inteligentes para aprovechar las variantes del entorno.

Los prestamistas le otorgan mucha atención a lo positivo que sea el capital de trabajo en una organización, pues de allí deducen si cuenta con los activos circulantes necesarios para cumplir con todos sus compromisos financieros. Es responsabilidad de los gerentes el manejo financiero, en aras de anticiparse a los hechos.

Variaciones

Muchos se preguntarán ¿qué significa si el capital para trabajar es negativo? Pues quiere decir que una empresa no cuenta con lo necesario a corto plazo para cubrir todas sus deudas. No obstante, cuando se tiene excesivo capital de trabajo, el rendimiento puede disminuir.

Al analizar la situación interna de la compañía, es posible precisar si todo está a favor para la expansión del negocio o por el contrario, si se requiere acudir a otros fondos en el mercado. Ciertamente, hay que mantener la cautela para no abusar con los préstamos y no incurrir en atrasos con los proveedores.

Los analistas financieros atribuyen la baja de este capital a una serie de motivos relacionados con la baja de las ventas, con el pago acelerado de las facturas o con el cobro muy lento de las cuentas por cobrar. También hay otros criterios para analizar este indicador, tomando en cuenta la rotación del inventario, el plan a seguir de las cuentas por cobrar, la cuentas por pagar, la prueba ácida y la razón circulante.

Financieramente, al ser considerado como un activo corriente, el capital es el verdadero respaldo que tienen las operaciones. Los directivos deben tener sus estrategias para cubrir las necesidades que se presenten en cuanto a materia prima, mano de obra e insumos, indudablemente a corto plazo para evitar amenazas que pongan en riesgo la producción.

En resumen, medir el capital destinado al trabajo te permitirá fortalecer las operaciones, aún en tiempos de escasez, por lo cual se debe monitorear constantemente para laborar en función de la liquidez. Hay muchos tipos de capital de trabajo, podemos mencionar el neto operativo -que se enfoca en los activos que influyen en los ingresos, excluyendo las cuentas por pagar- y el capital de trabajo propio, que como su nombre lo indica, arroja el monto de los recursos propios de la compañía, depende del patrimonio y de los activos fijos.

0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario