Empresas

Cómo funciona el apalancamiento financiero

apalancamiento financiero

El sistema de apalancamiento financiero es aquel que emplean las organizaciones con el fin de utilizar asertivamente las deudas y otras acciones preferenciales que provienen de dinero prestado. De esta forma, se toman decisiones que van destinadas a la renovación de los activos, lo cual se logra mediante la adquisición de deudas. Y en cuanto mayor sea la deuda financiera, más grande es el apalancamiento.

En la misma medida en que una empresa incrementa sus deudas por motivo del soporte financiero, se elevan de igual modo las cuotas a pagar por concepto de intereses, hecho que puede incidir negativamente en las ganancias. En consecuencia, es así como se corre el riesgo de un retorno de capital para los socios.

Antes de proceder con este rumbo de acción, es necesario que se analice muy bien cuál es la estructura de capital ideal para abonar el escenario, en vista de que es la única manera de asegurar que un aumento en la deuda sea realmente significativo. Por ende, una empresa podrá invertir mucho más dinero, inclusive, por encima del monto que dispone, en función de alcanzar un mayor porcentaje de ganancias, a diferencia de la inversión única del capital disponible.

Claro está, si se toman decisiones erróneas, conducirá a la pérdida de capital. De hecho, hay casos de empresas que han sabido aplicar esta práctica y optan por apalancamientos altos sin tener presente que pueden ir a la quiebra si no están en la capacidad de pagar las deudas. Esto, aparte de perjudicar su imagen y reputación, hará que enfrenten serios problemas en el futuro, cuando deseen solicitar nuevos préstamos.

Importancia del apalancamiento financiero

Como se trata de una medida para invertir dinero proveniente de un préstamo, permite analizar de cerca cuál es la capacidad de solvencia que tienen las organizaciones, que se deriva de la estructura de capital. Los prestamistas trazan sus proyecciones analizando el impacto de la deuda de una empresa, a fin de aprobar o rechazar préstamos adicionales.

Aunque muchos gerentes sean cautelosos evitando correr esta clase de riesgos, si se cuenta con la pericia necesaria, se pueden aprovechar los beneficios que aporta esta alternativa de financiamiento, sobre todo cuando la compañía percibe ganancias y va consolidando sus actividades operacionales.

Sin embargo, deben tomarse en cuenta toda una serie de variables, ya que una empresa que opte por montos altos de apalancamiento y no tenga cómo responder ante ello, puede enfrentar serias complicaciones si no logra mantener la rentabilidad en la producción. Incluso, se han visto casos en que las consecuencias son nefastas, debido a que pueden incumplir y quedar peor que una empresa que nunca haya recibido apalancamiento.

apalancamiento financiero formula

Condiciones que aplican

Muchos se preguntan en qué momento es recomendable optar por un apoyo financiero. La experiencia arroja que cuando una organización acumula deudas, es para proceder con la compra de ciertos activos, a lo cual se le denomina “préstamos respaldados por activos”. De este modo, en el mundo de los bienes y en la compra de los activos fijos como equipos y planta, esta práctica es muy común.

Quienes se dedican a la inversión de capital, consolidan su inversión a través de los préstamos de efectivo. Otro ejemplo, serían aquellas personas que protegen sus ahorros al comprar una vivienda o propiedad y piden un préstamo, con el fin de financiar una parte mediante un crédito hipotecario. Cuando el bien es revendido y se fija un costo mayor, evidentemente, se percibe una ganancia.

A los fines de fortalecer el crecimiento de las empresas, se impulsa la inversión a través de préstamos muy puntuales. Mientras más dinero pida prestado el representante de la compañía, será menor el capital que necesitará para mantener la organización a flote. Por tal razón, tanto las ganancias como las pérdidas son compartidas en una base menor y porcentualmente, el beneficio es mayor.

Características

Hay muchos tipos de apalancamiento, cada uno gira en función de las necesidades de la empresa y los detallaremos a continuación:

Financiero

Como ya mencionamos anteriormente, es el monto total por concepto de una deuda que asume la organización, con el objetivo de impulsar sus actividades comerciales. Al darle un uso al dinero prestado, en lugar del capital, se puede optimizar significativamente el rendimiento, nutriendo el mismo capital y las ganancias por cada accionista, sólo cuando el porcentaje devengado sea superior a los intereses de los préstamos.

Cabe resaltar que a nivel financiero, un apalancamiento puede dividirse a su vez, en positivo (cuando la rentabilidad es superior a los costos de las operaciones), neutral (cuando la rentabilidad es equivalente a la tasa de interés correspondiente al préstamo) y negativo (cuando el rendimiento es menor al interés que genera el pago de la deuda).

tipos de apalancamiento financiero

Operacional

Toma en cuenta la variación que hay entre los costos fijos y los variables. Al utilizar los costos fijos, una compañía puede trabajar con las ventas a su favor, aplicando ligeros ajustes para incrementar las ganancias. Al darle un giro radical a las ventas, se pueden inducir grandes cambios, proporcionales al beneficio de las operaciones. Con las habilidades necesarias, un alto apalancamiento operacional incidirá en los costos fijos y en la protección del capital.

A pesar de todo, el escenario puede tornarse negativo cuando los costos fijos son elevados y no pueden ser cubiertos en su totalidad por las ganancias, motivado a un descenso en la demanda de los productos o servicios.

Combinado

Es el que combina ambos métodos, el operacional y el financiero. Los dos están relacionados con los costos fijos y al alternarse, se trabaja sobre el riesgo total empresarial.

En conclusión un apalancamiento financiero permite elevar la rentabilidad del capital, a través de un manejo acertado de las deudas. La ganancia por encima del interés permitirá que se obtengan los resultados deseados, todo partiendo de la siguiente ecuación:

Apalancamiento Financiero = Activos  / Fondos propios x BAT / BAII

Donde: BAT se refiere al Beneficio Antes de los Impuestos y BAII, lo relativo a los Beneficios Antes de los Intereses y de los impuestos. Esta es una manera muy práctica de hacer el cálculo y cuando el resultado es positivo (mayor a 1), vale la pena tomar la decisión de apalancamiento, mientras que cuando el valor es inferior, es menor la rentabilidad de los accionistas.

Entre las ventajas de esta modalidad, está que los empresarios podrán acceder a nuevas inversiones, con la meta de conquistar mercados, hecho que no sería posible sin el respaldo de un préstamo. También, permite incrementar la tasa de interés de retorno (TIR) de las operaciones, consolidando la rentabilidad, reduciendo otra clase de riesgos que podrían atentar en contra de la inversión, cuando el capital puede orientarse a la diversificación de la cartera empresarial.

Dejar un comentario